Historias del Pasado I: Nuestra forma de comunicarnos

El objeto que os he comentado en la introducción es algo que dependiendo de la edad que tengas, habrás usado más o menos y dentro de pocos años habrá gente que lea esto y no lo habrá utilizado nunca y puede que ni lo haya visto… Como te decía iba paseando con mi hijo y me encontré esto:

IMG_20160415_190858   IMG_20160415_190906

¡Si! ¡Una cabina de teléfono! Pero de las nuevas no de las que utilizaba Superman para cambiarse de ropa 😉 . Si este es el estado de una de las nuevas imagínate como estaría si fuera de las antiguas…

Hace no muchos años estaban por todas partes ya que los móviles no existían, yo cuando era pequeño algún privilegiado tenía alguno pero iba dentro de una maleta, luego pasaron a tener el tamaño de más o menos un ladrillo y todavía seguían siendo un objeto inusual… Hasta llegar a los que eran más o menos grandes (como los teléfonos inalámbricos de ahora) y que ya empezó a tener mucha gente, pero esos sólo servían para llamar y mandar SMS (si alguien lee esto alguna vez y no sabe lo que es un SMS o hemos avanzado demasiado rápido o ha pasado mucho tiempo)  pero me estoy desviando…

… Volvamos a las cabinas y para que servían, dependiendo de la edad la forma de comunicarse cambiaba:

  • Primera infancia, me dejaban ir a la calle siempre con algún adulto (daba igual que fuera muy cerca o muy lejos)… Era fácil, iban a mi casa (si no estaban o vivían allí) y nos íbamos, eso si era muy importante saber a donde te llevaban, y hasta que no volvíamos en mi casa no sabían nada de mi. En caso de necesitar algo de mi, tenían que ir a buscarme por eso era importante saber donde iba.
  • Algo más mayor, ya me dejaban estar sólo en la calle pero sin salir de la manzana ¡nunca se podía cruzar la calle! Si necesitaban algo de mi era fácil de encontrar… Y si yo necesitaba algo llamaba a voces por la ventana… Esto es porque todos éramos pequeños y no llegábamos todavía al telefonillo.
  • Pre-adolescencia ya podías ir a jugar sólo a los parques del barrio. Aquí lo mismo que en el primer caso era muy importante saber donde iba, por si me necesitaban poder ir a buscarme… Esto también servía para llegar puntual a la hora que me decían que volviese (todos los amigos teníamos que estar a la misma hora), y como tardásemos más de 1 minuto ya teníamos a una o varias madres que venían a informarnos de que nos habíamos pasado y si estaba la nuestra a indicarnos las consecuencias de ello 😉 . En el caso de necesitar algo, volvíamos a casa… Nunca íbamos más lejos de 10 minutos andando.
  • Adolescencia, en este caso las distancias aumentaban y es cuando empezaba a tener el gran uso la cabina :D, era cuando con mis amigos empezábamos a coger los autobuses o el metro para ir a las discotecas y cuando ibas a llegar más tarde no quedaba otra que llamar a casa y dependiendo de la escusa aguantar la bronca, más o menos grande, por llegar tarde…

Otro uso habitual, era en las vacaciones (Se hacían colas a determinadas horas para llamar) que todos los días o cada dos se tenía que utilizar para informar a la familia que todo iba bien…

Durante muchos años hemos vivido sin móviles y la forma que teníamos de comunicarnos, que he querido resumir aquí, era muchas veces con estos aparatos y no nos fue tan mal. No sé hasta cuando aguantarán en pie las últimas cabinas que quedan… Pero por lo menos podré enseñar esta foto a mi hijo y contarle para que se utilizaban 😉 ¿tienes alguna anécdota que te apetezca compartir?

 

Continuaremos con las “Historias del pasado” (del mio)… Pero si quieres que publique una historia de tu pasado, contacta conmigo que estaré encantado 😀 .

 

Anuncios

34 thoughts on “Historias del Pasado I: Nuestra forma de comunicarnos

  1. Yo me di cuenta de que las cabinas estaban desapareciendo hace poco. Había quedado con una amiga, pero había salido un poco antes a hacer unos recados.
    Cuando me doy cuenta de que voy a llegar tarde, intento llamarle al móvil… y mi teléfono estaba apagado!! Y tarde 20 min en encontrar una cabina!
    Así que mejor que no desparezcan, pq con lo que nos duran las baterías del móvil…

    Le gusta a 1 persona

    • Otro problema es que ya no tienen mantenimiento… La última vez que intenté utilizar una (ya hace años) me costó encontrar algunas, y digo algunas porque fui encontrando pero que funcionase era otra cosa 😦 .

      Para solventar lo de las baterías las cambiarán por enchufes… Ayer vi a un hombre en un centro comercial sentado al lado de uno cargando el móvil. Gracias por comentar!

      Le gusta a 1 persona

  2. La verdad es que nuestra infancia y la de nuestros hijos será bastante distinta. Pero supongo que no menos que la de nuestros padres y la nuestra. La tecnología avanza rápido y no sé si somos capaces de absorber tanta información en tan poco tiempo. Yo también hecho de menos las llamadas al teléfono de casa de mis amigas con las que pasaba hooooras hablando. Gracias por traernos tantos recuerdos. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  3. Si no es por que has dicho lo de Superman ya ni me acordaba de las antiguas!! Yo creo q esas no las llegué a usar. Lo de llamar a casa dependía también de varias cosas: tener monedas suficientes y asegurarte de que iba a haber alguien en casa, que si encima no habían llegado té gastabas parte del dinero en nada!! Qué tiempos oye, es que ahora los avances corren mucho!

    Le gusta a 1 persona

    • La de las antiguas eran las mejores así podías hablar sin sentirte “espiado” 😉 En mi caso si tenía que avisar que llegaba más tarde era seguro que había alguien… Tantos avances me hace sentirme algo mayor, bueno mejor dicho con experiencia 😀 . Muchas gracias por pasarte y comentar.

      Me gusta

  4. En poco tiempo y como han cambiado las cosas… Antes nos comunicábamos cuando queríamos con las cabinas, el teléfono fijo de casa sonaba a menudo, las cartas y postales rebosaban en los buzones.. Ahora vivimos enganchados a un móvil disponible las 24h del día, el teléfono fijo suena para contarnos una oferta de Jazztel y en el buzón sólo entran recibos y publicidad. Qué recuerdos me has traído. Me encanta tu nueva sección 🙂 deseando leer más posts. Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  5. Qué bueno, jaja, el otro día hablábamos de las cabinas con mi marido… La llegada de los teléfonos móviles las ha aniquilado por completo. Cuántos recuerdos… Llamar a casa para que te dejaran más rato, llamar a alguna amiga para contarle alguna cosa secretísima de vital importancia… 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s