Camas Montessori, un gran descubrimiento

Uno de los miedos que teníamos como padres primerizos era cuando el Peque dejase de dormir en nuestra habitación, hace tiempo te conté como nuestro Peque se había “emancipado”.

Al poco de nacer el Peque y conociéndome lo que tardo en decidirme de las cosas… comenzamos a ver dormitorios infantiles. Inicialmente me gustaban (a mami no tanto) los trenes con nido debajo, ¡tres camas en una sola habitación! Para cuando viniesen amiguitos… Esto lo descartamos pensando cuantas veces han venido amigos nuestros a dormir a casa y si ocurre montamos una “acampada” con colchones por el suelo que seguro que le mola más 😉 .

Seguimos viendo los dormitorios normales con nido debajo… Casi todos tenían las camas altas y esto nos daba bastante miedo por si se caía… Se que todos los niños tarde o temprano terminan durmiendo en una cama sólos y se les suele poner una barra, o en su defecto como me decía alguna persona más mayor que yo unas sillas que no las mueve…

Pero a mi eso me seguía dando miedo…  Porque caerse se puede caer y aunque no le pase nada, la caída de la cama no es agradable y como poco se asustará bastante… Este tema quedó algo parado mientras el Peque seguía en su cuna en nuestra habitación.

Al final como no terminamos de decidirnos, veíamos que se iba a alargar lo de su dormitorio, y necesitábamos una cama por si el Peque pasaba una mala noche, que por lo menos uno pudiese dormir. Optamos por poner un somier de los simples con otro nido debajo… Con esto ganamos más tiempo para seguir buscando…

En nuestras lecturas sobre Montessori descubrimos las habitaciones Montessori, que nos encantaban y que por tardar en decidirme al final no pude montar… La idea que tenía era que fuese algo parecido a esto:

esquemahabitación

Como muy resumido destacaría las tres cosas de la imagen (puedes encontrar un montón de información en Internet) el espejo a su altura (esto fue el principal impedimento para montarlo porque no encontré ninguno irrompible bien de precio), una barra para ayudar a levantarse y un colchón en el suelo.

Como te conté en la emancipación del Peque cada vez dormía peor en la cuna y se empezó a acercar/acelerar el cambio a su habitación, por lo que optamos por fabricarnos nuestra “cama Montessori” reutilizando parte de lo que ya teníamos… El nido que teníamos lo dejamos a la altura del suelo y compramos una barra de madera para evitar que se callera, si se caía (que ha pasado un par de veces) la caída es mínima y tenemos protegido el suelo para que casi ni se entere…

cama

 

Lo bueno de las camas Montessori aparte de que la caída no es grande (cosa que nos ha venido genial ya que nos da mucha tranquilidad) es la autonomía que tiene el niñ@ para subir y bajar cuando desea… Esto puede ser un inconveniente y que le digas a dormir y no quiera… Nosotros no lo hemos tenido, pero la habitación es para dormir y cuando le preguntamos si vamos allí a contar cuentos sabe a lo que vamos, si no quiere dormir no va a la habitación… Esperemos que siga así 😉 .

No sé si conocías este tipo de camas, si tu nen@ está en esta fase de empezar a dormir sol@, y si ya duerme solit@ ¿nos cuentas tu/vuestra experiencia?

Otro pasito más en nuestra aventura…