Mi hijo no ayuda en casa y no quiero que lo haga

A todo papá y mamá le gusta que su hij@ le ayude a realizar distintas tareas de la casa, en mi caso (como raro que soy) NO, no quiero que mi hijo me ayude, por el contrario me gusta que colabore 😉 .

La forma de llamarlo realmente es una tontería, al final el resultado es el mismo, pero creo que el matiz de decir colaborar a ayudar, en un futuro puede que sea muy positivo. Durante mucho tiempo le decía «quieres ayudar a papi a hacer la cena«, «me ayudas a poner la mesa«, «me ayudas a tender«, «me ayudas a…«, se lo he dicho tantas veces… Alguna todavía se me escapa 😦 .

El cambiar este vocabulario es algo que está resultando bastante difícil, ya no sólo porque me cueste a mi, que me cuesta un montón, es porque he crecido «ayudando» a mi madre y a mi padre en distintas cosas y también es por la gente, que no es consciente de ello y estoy seguro que no lo hacen por fastidiar… Por ejemplo cuando vamos a comprar, es raro que algún día no escuche de alguien un comentario del tipo «que bien, como ayudas a papá». Si me sigues en el blog o en redes sociales, sabes que intento cocinar mucho con mi nene, cuando alguien le pregunta «¿has ayudado a papi a hacer la comida, la merienda, la cena o similar?» respondo yo por el, porque su respuesta siempre será si, «¡NO!, no me ha ayudado, lo hemos preparado juntos» 😀 .

Dejemos un momento a los niños y ahora vamos a repasar a los adultos, si eres marido, padre, o un adulto que vive con más gente cuantas veces te han preguntado ¿ayudas con las cosas de la casa? Y si eres mujer, madre o vives con tu novio, y tu pareja colabora en casa… Cuantas veces has escuchado ¿Qué suerte tienes que te ayuda? A que estas preguntas «fastidian» mucho 😉 .

Pues empecemos desde el principio, no enseñemos a los niños a decir que nos ayudan, cambiemos el vocabulario y (espero) que el día de mañana no se oigan frases de «Que bien que ayudas a tu mujer», «Que suerte tienes», etc. Contribuyamos entre tod@s a que nuestros futuros adultos sean RESPONSABLES, con el cuidado de cualquier tipo personas, hogar…

Y si te encuentras conmigo en la cola de un supermercado, ves a mi nene poniendo cada cosa en la cinta transportadora… Te voy a pedir dos favores… El primero no te desesperes, su cuerpo es más pequeño y puede que tarde un poquito más en poner todo, del que tardarías tu y yo 😉 , pero el favor más grande que te pido es que no le digas que bien me ayuda, mejor dile que sabe comprar muy bien 😉 .

¿Y tu cuando eras pequeñ@, también ayudabas en casa?

 

Continuamos en nuestra aventura de aprender e ir mejorando poco a poco…