Duelo III: Etapa de Negociación y recuerdos

Continuamos hablando de las fases del duelo y como las viví, si no has leído las entradas anteriores Duelo I: Fase de negación/es verdad  y Duelo II: Fase de ira/buscando cumpables te aconsejo que comiences por ellas. Esta fase para mi es realmente confusa, ya que la pasamos de manera distinta a lo que cuentan y he leído.

Es cuando empiezan a pasar por tu cabeza pensamientos de si hubieses actuado de alguna manera distinta, la perdida podría haberse evitado. En nuestro caso ya nos dijeron los médicos que para evitar el accidente, tendríamos que haber tenido muchísima suerte, y que justo ese día a primera hora hubiésemos tenido revisión, nos hubieran hecho una ecografía, y en ella a lo mejor podrían haber visto el nudo verdadero.

También cuentan que si eres creyente, intentas negociar con tu Dios alguna forma de cambiar lo que te ha pasado. Pero yo en esta fase estaba tan enfadado con el mio, como para negociar por algo que no entendía porque nos había tocado…

También es la fase en la que se comienza a pensar cosas del tipo «si estuviera aquí, estaríamos haciendo esto…», «si no se hubiera marchado ahora podríamos dar un paseo», «si…», «si…», «si…» Muchos «si…». Nosotros también la vivimos algo distinta, la orientamos más a recordar lo bonito que fue el embarazo y las cosas que hacíamos… Cuando me iba y besaba a la mamá y a la tripita, cuando venía y avisaba a los dos que ya estaba en casa a lo Pedro Picapiedra, cuando cogía la guitarra y le cantaba la canción de «Yo te esperaba» de Alejandra Guzmán. De vez en cuando veía el vídeo que grabamos cuando preparamos su maletita para el hospital, vídeo que siempre me hacía llorar y que llegó un momento que dejé de ver hasta hace poco, que han pasado cuatro años.

Nosotros resumíamos todos esos momentos tan bonitos, que se convirtieron en tristes, en lo feliz que fuimos los tres  durante las 39 semanas que sabíamos que estuvo con nosotros, bueno realmente las 26 porque nos enteramos ya algo tarde de que estaba en camino.

 

Ya intentábamos coger fuerzas para poder seguir en este duro camino…